LA HABANA (AP) — La guerrilla colombiana Ejército de Liberación Nacional anunció la liberación de seis soldados que mantenía retenidos como un gesto para lograr un acercamiento con el nuevo presidente Gustavo Petro.

Representantes de Petro y del ELN se reunieron a fines de la semana pasada en Cuba para explorar la posibilidad de retomar los diálogos de paz interrumpidos por el exmandatario Iván Duque en 2019 luego de que la guerrilla atacara una academia de la policía.

“Saludamos la voluntad… de reconocer los anteriores compromisos que ha hecho el Estado colombiano con el ELN, de respetar los protocolos pactados, de reconocer nuestra delegación de diálogos, de garantizar las medidas políticas y jurídicas que permitan la reanudación de las conversaciones”, expresó el ELN en un comunicado difundido el jueves al que tuvo acceso The Associated Press.

Los seis rehenes son uniformados y su liberación se produjo el miércoles, agregó el texto acompañado de imágenes de los hombres y varios guerrilleros de uniforme con armas y pañuelos en sus rostros.

En Cuba los representantes del gobierno de Colombia reconocieron la legitimidad de su contraparte rebelde como un primer paso para retomar la mesa de conversaciones a fin de lograr el desarme de la organización creada en la década del 60 bajo el influjo del marxismo.

La situación constituye un giro radical con relación a la política de Duque, que tras la ruptura exigió a Cuba la entrega de los líderes rebeldes y pidió su captura internacional. La isla se negó argumentando que había que respetar los protocolos de paz, lo que generó una tensión diplomática que involucró a Estados Unidos, aliado del entonces gobernante colombiano.

Desde Bogotá la Defensoría del Pueblo, una institución del Estado colombiano de fomento a los derechos humanos, confirmó que recibió a los cautivos en la región de Arauca: se trata de dos suboficiales, tres soldados profesionales y un miembro de la policía “que se encontraban en poder del ELN”.

“Destacamos el regreso de los miembros de la fuerza pública con sus familias. De la misma forma mantendremos abiertos nuestros canales humanitarios para permitir el regreso de las personas en poder de los grupos armados ilegales”, expresó la Defensoría del Pueblo en su cuenta de Twitter.