LA HABANA (AP) — Las autoridades cubanas confirmaron el martes que esta semana se realizará una ronda migratoria con Estados Unidos, la primera en cuatro años desde un endurecimiento de las relaciones y en el marco de un sostenido incremento de los arribos de ciudadanos isleños a la frontera sur del país norteamericano.

La Cancillería indicó en su cuenta de Twitter que la reunión se realizará en Washington el jueves y que estará encabezada por el viceministro Carlos Fernández de Cossio. La última de estas citas, que según los acuerdos entre ambas partes deben realizarse dos veces al año, se produjo en julio de 2018, bajo la administración del entonces presidente Donald Trump, quien dio un giro completo a la política de acercamiento entre ambas naciones iniciada por su predecesor Barack Obama.

Trump incrementó las sanciones contra la isla en todas las esferas desde la cancelación de los permisos para envío de remesas o los cruceros, la persecución a empresas de terceros países que operaran con Cuba, la limitación de los vuelos y hasta el castigo de los buques petroleros destinados a la nación caribeña, presionando por un cambio de modelo político.

Además, luego de denunciar unos incidentes de salud de sus diplomáticos, retiró en 2017 al personal de la Embajada y paralizó el consulado, por lo que miles de personas quedaron sin concretar los procesos de reunificación familiar o impedidos de viajar a menos que realizaran los trámites de visa a través de Guyana. La pandemia complicó aún más las cosas y el nuevo titular de la Casa Blanca, Joe Biden, no flexibilizó las medidas pese a sus promesas de campaña.

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos en los últimos seis meses se detuvo a 79.800 cubanos en la frontera terrestre, un poco más del doble de todo el año fiscal –de octubre a septiembre– 2021 y cinco veces más que el 2020.

Las autoridades cubanas dijeron que en los últimos cinco años Estados Unidos había incumplido también la parte del acuerdo bilateral que establece la entrega de 20.000 visas anuales.

Cuba mantuvo en este tiempo reuniones migratorias con países como Canadá, Belice y hace menos de un mes con México, en cuyas fronteras se agolpan los isleños luego de realizar periplos más o menos irregulares –plagados de contrabandistas y rutas peligrosas– con el objetivo de ingresar a Estados Unidos.