LA HABANA (AP) — Las llamas envolvieron el martes un cuarto tanque en una instalación de almacenamiento de petróleo en el oeste de Cuba mientras un agresivo incendio consume los suministros críticos de combustible en una isla que enfrenta una creciente crisis energética.

Bomberos y especialistas de México y Venezuela ayudaron a combatir las llamas en la provincia de Matanzas con botes, aviones y helicópteros mientras rociaban espuma sobre los contenedores, una novedad para las tripulaciones ya que las temperaturas abrasadoras les habían impedido hacerlo antes.

El incendio en la Base de Superpetroleros de Matanzas ha dejado al menos una persona muerta y 125 heridos, con otros 14 bomberos aún desaparecidos. También obligó a las autoridades a cerrar una planta termoeléctrica clave el lunes después de que se quedó sin agua, lo que generó preocupaciones sobre apagones adicionales.

Los heridos fueron atendidos principalmente por quemaduras e inhalación de humo. Más de 20 permanecen hospitalizados, cinco de ellos en estado crítico.

La instalación de ocho tanques juega un papel crucial en el sistema eléctrico de Cuba: opera un extenso oleoducto que recibe crudo cubano que luego se transporta a plantas termoeléctricas que producen electricidad. También sirve como centro de descarga y transbordo de crudo importado, fuel oil y diesel.

La instalación se incendió el viernes por la noche después de que un rayo cayera sobre uno de sus tanques, provocando varias explosiones a medida que se extendía durante el fin de semana. El primer tanque estaba al 50% de su capacidad y contenía casi 883,000 pies cúbicos (25,000 metros cúbicos) de combustible. El segundo tanque estaba lleno.

Los funcionarios aún no han proporcionado una estimación de los daños.

El incendio se produce pocos días después de que el gobierno anunciara apagones programados para la capital de La Habana en medio de un verano sofocante.