La pobreza profunda que desata la migración desde Guatemala

Centro y Sur América

TIZAMARTÉ, GUATEMALA (AP)- Alvina Jerónimo y su hija de 15 años, salieron de su aldea en Guatemala buscando una mejor vida.

“Hipotequé mi casa y por salvar esa deuda quise irme a los estados unidos, pero me deportaron ahora tengo dos deudas.” Dijo Alvina Jerónimo Pérez, 41 years-old, migrante deportada.

Más de 80 mil guatemaltecos han intentado cruzar la frontera entre México y EE.UU. desde el inicio de la pandemia a febrero de este año.

“Hay muchos padres que se van con los hijos para ver si ellos tienen un futuro mejor por lo mismo de que aquí no se encuentra trabajo, y el sueldo es bastante bajo.” Dijo Gloria Amador, 43 years old, Enfermera del centro de salud.

Guatemala ya luchaba contra los desastres naturales, la pobreza y la desnutrición desde antes de la pandemia.

Uno de cada dos niños menores de 5 años sufre de desnutrición crónica, (Fuente: Oxfam Guatemala 2019)

Esta cifra se eleva a 7 de cada 10 en poblaciones indígenas y en zonas rurales.

Los traficantes de personas encuentran su oportunidad de negocio en la desesperación de la gente.

“Han dicho que pueden pasar menores de 6 años con sus padres, pero al llegar a la frontera los regresan, igual los que van con niños de 15 a 16 años piensan que van a pasar, pero en la frontera los regresan siempre, a veces los niños se quedan y los padres se regresan, y no sé que va a pasar con ellos.” Dijo Gloria Amador, 43 years old, Enfermera del centro de salud.

Residentes dicen que los contrabandistas incluso ofrecen descuentos a familias con niños.

Alvina ha decidido no enviar a su hija a la escuela. Ella ahora ayuda a su madre trabajando en su pequeña tienda, para pagar las deudas.

“Yo lo que quiero es que se salve la casa, que ya no esté la escritura de la casa en manos de otros sino en manos de nosotros.” Dijo  Yessenia García Jerónimo, Hija de Alvina Jerónimo.

Yessenia está dispuesta a cruzar la frontera nuevamente.

“Yo sé que me da miedo, (sobre) lo que dicen que les pasa (a los migrantes), por ratos me da miedo y por ratos me da ánimos, yo digo que con tal de ayudar a mi mamá yo me voy.”

“Aunque deje a su familia botada.” Dijo Alvina Jerónimo Pérez, 41 years-old, migrante deportada.

The Associated Pres reportó esta historia gracias a la subvención de la Fundación Internacional Mujeres en los Medios.

ASSOCIATED PRESS

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.