Bloqueos y protestas azotan ciudad colombiana de Cali

Centro y Sur América

CALI, COLOMBIA (AP)- Las protestas contra el gobierno se han extendido durante casi un mes  en Colombia, y en ningún sitio han sido tan intensas como en Cali, una ciudad en el oeste del país de 2 millones de habitantes.

Ahí se han realizado bloqueos de las carreteras que han causado una escasez de alimentos, la paralización de ingenious azucareros que dan trabajo a miles de personas y el cierre de varios negocios.

El martes, miles de personas marcharon por el centro de la ciudad, para pedir a los manifestantes y al gobierno colombiano que aceleren las negociaciones y el fin de los bloqueos.

“No hemos podido sacar los alimentos, no hemos podido comercializar, la gasolina está a 35.000 pesos el galán, no tenemos alimentos, los medicamentos no pasan por la vía Panamericana, es una situación de emergencia, y realmente los gobernantes se han desaparecido, tanto al nivel nacional como al nivel local.” Dijo Cesar Gutierrez, manifestante.

En Cali las protestas han disminuido un poco en los últimos días, pero la escasez de alimentos ha mantenido los precios de productos  dos o tres veces superiores a los normales en los mercados locales.

Al menos 32 manifestantes han muerto en la ciudad en enfrentamientos con la policía desde que comenzaron las protestas a finales de abril, según Indepaz, un grupo de derechos humanos que ha identificado 52 víctimas en toda Colombia.

Los manifestantes y la policía de Cali se han acusado mutuamente de utilizar munición real durante los enfrentamientos que siguen produciéndose la mayoría de las noches en los barrios pobres, que también son el hogar de las bandas.

“Creo que para que haya verdadera reconciliación, tiene que haber primero verdad, y la verdad comienza mirando lo que está sucediendo en todos los sectores de Cali y de Colombia, y para que haya verdadera paz tiene que haber esa verdad primero.” Dijo, Ana María Velasco, manifestante.

Las protestas a nivel nacional estallaron cuando el presidente Iván Duque propuso una amplia subida de impuestos, pero continuaron incluso después de que diera marcha atrás, transformándose en una protesta general contra la creciente pobreza y desigualdad en un país donde la tasa de desempleo se duplicó en el último año de pandemia.

La propia respuesta oficial también ha agravado las protestas, con marchas contra la violencia policial.

Los organismos internacionales de derechos humanos han acusado al gobierno de reaccionar de forma exagerada.

Y mientras continúan los bloqueos en carreteras y calles de la ciudad, las empresas advierten que tendrán que recortar empleados.

Las reiteradas protestas han paralizado los ingenios azucareros que dan empleo directo e indirecto a 180,000 personas en Cali y su estado, el Valle del Cauca, y el comercio minorista de la ciudad ha registrado un descenso del 80% en sus ventas durante las últimas tres semanas.


ANNE MARIE GARCIA, ASSOCIATED PRESS

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.