53 migrantes muertos y 54 heridos en accidente de camión en sur de México

Centro y Sur América

TUXTLA GUTIERREZ, México (AP) – Un camión de carga atascado con personas que parecían ser migrantes centroamericanos volcó y se estrelló contra un puente peatonal sobre una carretera en el sur de México el jueves, matando al menos a 53 personas e hiriendo a decenas más, informaron las autoridades. .

La Procuraduría General de la República dijo que la estimación preliminar enumera 53 muertos, con tres de los heridos en estado crítico.

Luis Manuel Moreno, jefe de la oficina de defensa civil del estado de Chiapas, dijo que alrededor de 21 de los heridos tenían heridas graves y fueron trasladados a hospitales locales.

El accidente ocurrió en una carretera que conduce a la capital del estado de Chiapas. Las fotos de la escena mostraron a las víctimas esparcidas por el pavimento y dentro del compartimiento de carga del camión.

Las imágenes de video mostraron a los migrantes muertos y heridos amontonados en una pila dentro del contenedor de carga colapsado, y algunos luchaban por salir del peso de los cuerpos apilados encima de ellos.

Más tarde, los rescatistas colocaron a los muertos en filas de sábanas blancas, una al lado de la otra, sobre el asfalto.

Las víctimas parecían ser inmigrantes de Centroamérica, aunque aún no se habían confirmado sus nacionalidades. Moreno informó que algunos de los sobrevivientes dijeron ser del vecino país de Guatemala.

Sentado en la acera junto al remolque volcado, el sobreviviente Celso Pacheco de Guatemala dijo que el camión se sentía como si estuviera acelerando y luego pareció perder el control bajo el peso de los migrantes adentro.

Pacheco dijo que había migrantes de Guatemala y Honduras a bordo y estimó que había entre ocho y diez niños pequeños. Dijo que estaba tratando de llegar a Estados Unidos, pero ahora esperaba ser deportado a Guatemala.

Los equipos de rescate intentaron sacar a los sobrevivientes de un montón de humanidad en el remolque volcado, separando a los heridos de los muertos. Heridos aturdidos tropezaron entre los escombros.

Marco Antonio Sánchez, director del Instituto de Bomberos de Chiapas, dijo que las ambulancias llevaron a las víctimas a tres hospitales, con tres o cuatro heridos cada uno. Cuando no había suficientes ambulancias, las subían a camionetas, dijo.

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, escribió en Twitter: “Lamento profundamente la tragedia en el estado de Chiapas y expreso mi solidaridad con las familias de las víctimas, a quienes brindaremos toda la asistencia consular necesaria, incluida la repatriación”.

Moreno dijo que parecía que la velocidad y el peso de la carga humana del camión pudieron haber hecho que se volcara, y que cuando el vehículo se volcó golpeó la base de un puente peatonal de acero. Había una curva en la carretera cerca de la escena del accidente que pudo haber contribuido al accidente.

Eso significaba que al menos 107 personas se apiñaron en el vehículo. No es inusual que los camiones de carga en México lleven a tanta gente en las operaciones de tráfico de migrantes en el sur de México.

Pero los rescatistas que llegaron por primera vez al lugar y que no estaban autorizados a ser citados por su nombre dijeron que aún más migrantes estaban a bordo del camión cuando se estrelló y que habían huido por temor a ser detenidos por agentes de inmigración.

Un paramédico dijo que algunos de los que huyeron a los vecindarios circundantes estaban ensangrentados o magullados, pero aún así cojearon en su desesperación por escapar.

El camión había sido originalmente un módulo de carga cerrado del tipo que se utiliza para transportar mercancías perecederas. El contenedor se rompió por la fuerza del impacto. No estaba claro si el conductor sobrevivió.

Quienes hablaron con los sobrevivientes dijeron que los migrantes hablaron de subir al camión en México, cerca de la frontera con Guatemala, y de pagar entre $ 2,500 y $ 3,500 para ser transportados al estado de Puebla, en el centro de México. Una vez allí, presumiblemente habrían contratado a otro grupo de traficantes de migrantes para llevarlos a la frontera de Estados Unidos.

En los últimos meses, las autoridades mexicanas han tratado de impedir que los migrantes caminen en grandes grupos hacia la frontera con Estados Unidos, pero el flujo clandestino e ilícito de tráfico de migrantes ha continuado.

En octubre, en uno de los arrestos más grandes que se recuerdan recientemente, las autoridades del estado fronterizo norteño de Tamaulipas encontraron a 652 migrantes, principalmente centroamericanos, apretujados en un convoy de seis camiones de carga que se dirigían hacia la frontera con Estados Unidos.

Irineo Mujica, un activista que encabeza una marcha de un par de cientos de migrantes que han estado caminando durante más de casi un mes y medio por el sur de México, culpó a las políticas de México de tomar medidas enérgicas contra las caravanas de migrantes por el desastre.

Mujica y su grupo casi habían llegado a las afueras de la Ciudad de México el jueves, luego de semanas de lidiar con oficiales de la Guardia Nacional que intentaron bloquear la marcha. Mujica dijo que el grupo se detendría el jueves y ofrecería oraciones por los migrantes muertos.

“Estas políticas que nos matan, que nos matan, es lo que lleva a este tipo de tragedias”, dijo Mujica.

De hecho, son dos grupos muy diferentes. Las caravanas generalmente atraen a migrantes que no tienen los miles de dólares necesarios para pagar a los traficantes de migrantes.

A los migrantes involucrados en accidentes graves a menudo se les permite permanecer en México al menos temporalmente porque son considerados testigos y víctimas de un crimen, y más tarde el jueves, el Instituto Nacional de Inmigración de México dijo que ofrecería visas humanitarias a los sobrevivientes.

La agencia también dijo que el gobierno mexicano ayudaría a identificar a los muertos y cubriría los costos del funeral o la repatriación de sus restos.

Las muertes masivas de migrantes son algo que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha estado desesperado por evitar, incluso cuando su administración ha aceptado solicitudes del gobierno de Estados Unidos para detener el flujo de migrantes que se desplazan hacia el norte. “Es muy doloroso”, escribió en su cuenta de Twitter.

Fue una de las peores cifras de muertes de migrantes en un solo día en México desde la masacre de 72 migrantes en 2010 por parte del cartel de los Zetas en el estado norteño de Tamaulipas.

Copyright 2022 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.