(The Hill) – El alguacil del condado de Bexar, Texas, Javier Salazar, abrió una investigación el lunes sobre el controvertido transporte del gobernador de Florida, Ron DeSantis (R), de aproximadamente 50 migrantes de San Antonio a Martha’s Vineyard, Massachusetts.

“Estamos abriendo un caso, una investigación, con respecto a las supuestas actividades que involucran a los 48 migrantes de Venezuela”, dijo Salazar en una rueda de prensa.

El alguacil dijo que el grupo de migrantes venezolanos fue “atraído” desde un centro de recursos para migrantes para viajar a Martha’s Vineyard “bajo falsos pretextos”.

Según Salazar, a un migrante venezolano se le pagó para que reclutara a los demás, a quienes supuestamente se les prometió trabajo y otros beneficios, antes de que el grupo volara primero a Florida y luego a Massachusetts.

“Fueron llevados a Martha’s Vineyard, por lo que podemos deducir, para poco más que una sesión de fotos, una sesión de video y luego quedaron varados sin contemplaciones en Martha’s Vineyard”, dijo.

DeSantis llevó al grupo de migrantes al norte el miércoles en un esfuerzo por llamar la atención sobre las políticas de inmigración.

Los demócratas y los defensores de la inmigración habían pedido una investigación sobre las acciones de DeSantis, diciendo que podría haber infringido las leyes sobre fraude o trata de personas.

El gobernador de Texas, Greg Abbott (R), había enviado previamente autobuses llenos de inmigrantes a ciudades dirigidas por demócratas, incluidas Washington, Nueva York y Chicago, alegando que los líderes demócratas apoyan las leyes de inmigración que perjudican a los estados fronterizos sin experimentar sus repercusiones negativas.

Dos autobuses de migrantes llegaron la semana pasada frente al Observatorio Naval, la residencia de la vicepresidenta Kamala Harris, luego de ser enviados por Abbott.

“La vicepresidenta Harris afirma que nuestra frontera es ‘segura’ y niega la crisis”, dijo Abbott en un comunicado sobre los migrantes transportados. “Estamos enviando inmigrantes a su patio trasero para pedirle a la Administración Biden que haga su trabajo y asegure la frontera”.

Tanto Abbott como DeSantis están listos para la reelección este año y también se especula que están considerando posibles candidaturas a la Casa Blanca para 2024.

Salazar dijo el lunes que los inmigrantes de San Antonio fueron “explotados y engañados para hacer este viaje a Florida y luego a Martha’s Vineyard por lo que creo que no es más que una postura política para hacer un punto”.

“Lo que más me enfurece de este caso es que aquí tenemos 48 personas que ya están pasando un mal momento, están aquí legalmente en nuestro país en ese momento, tienen todo el derecho de estar donde están, y creo que fueron utilizados”, dijo.

The Hill se ha comunicado con Salazar para obtener más comentarios sobre la investigación.