MEXICALI, México (Informe fronterizo) — El número de muertos por temperaturas extremadamente altas en la ciudad fronteriza mexicana de Mexicali y sus alrededores ha llegado a 21, según el médico forense de la ciudad.

La última víctima es un migrante no identificado del estado mexicano de Sinaloa cuyo cuerpo fue descubierto el sábado pasado debajo de un árbol cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.

Según la Oficina del Médico Forense de Mexicali, el hombre era un migrante que formaba parte de un gran grupo que intentaba cruzar la frontera.

Se dice que se quedó en México y no se aventuró a los Estados Unidos con los demás en el grupo.

Mexicali, ubicado a unas 120 millas al este de la región de Tijuana-San Diego, ha estado envuelto por un fuerte calor desde principios de abril, con temperaturas diarias que rara vez bajan de los 100 grados.

En ocasiones, los funcionarios de la ciudad dicen que el mercurio ha llegado a 120 o más.

El médico forense dice que la mayoría de las personas que han muerto, debido a las temperaturas abrasadoras, eran inmigrantes que llegaron a la ciudad camino al norte de la frontera.

Hasta el momento, solo 10 de los 21 cuerpos han sido reclamados por familiares.

Como una forma de tratar de evitar más muertes, la ciudad de Mexicali ha activado decenas de “centros de hidratación” alrededor del área donde los migrantes y las personas sin hogar son bienvenidos a descansar en ambientes con aire acondicionado.

También se les da de comer y se les da la oportunidad de ducharse.

El mes pasado, la ciudad lanzó una campaña para advertir a los inmigrantes sobre los peligros de cruzar la frontera hacia el duro desierto de California.