20 años después, policía identifica a una mujer que fue encontrada en llamas en estacionamiento de iglesia

Tampa Hoy

Nota del editor: los lectores pueden encontrar inquietantes los detalles del caso.

SAN DIEGO ( KSWB ) – Más de 20 años después de que su cuerpo fuera encontrado atado y en llamas en el estacionamiento de una iglesia, la policía identificó a la víctima en un espantoso asesinato en San Diego.

Los funcionarios también están haciendo un llamado renovado para obtener respuestas en su caso sin resolver.

Los oficiales descubrieron el cuerpo de Nicole Weis, entonces de 20 años de edad, el 24 de enero de 2000. La encontraron con las manos cortadas y envueltas en cartón, que se afianzaron alrededor de su cuerpo con una cuerda y luego se prendió fuego en el estacionamiento de la Iglesia Bautista College Avenue.

Un artista creó una representación del rostro de la víctima con la esperanza de que alguien reconociera a la joven, pero ella permaneció sin identificar, considerada una “Jane Doe” durante casi dos décadas.

Nicole Weis, una mujer asesinada en San Diego en 2000, aparece en esta foto sin fecha proporcionada por Crime Stoppers del condado de San Diego.

En 2019, la policía contó con la ayuda de Barbara Rae-Venter, una investigadora líder en el campo de la genealogía genética de investigación, que trabajó con un equipo de detectives para cargar una muestra de ADN de Weis en una base de datos de ascendencia. Finalmente, el equipo encontró una coincidencia: el medio hermano de Weis, Glen Stevenson.

“Fui adoptado cuando era niño. Y, al crecer, siempre tuve algunos sentimientos sobre si debería o no ir a buscar a mi familia biológica”, dijo Stevenson, en un video producido por SDPD .

Ahora que es un adulto, Stevenson había subido su información a una base de datos con la esperanza de finalmente aprender más sobre su familia. Cuando la policía lo contactó, obtuvo parte de la información que buscaba, aunque se horrorizó al enterarse del destino de su media hermana. “Fue una forma salvaje e impactante de conocer sobre mi familia”, dijo Stevenson.

Ese vínculo de ADN con Stevenson abrió más posibilidades para que los investigadores rastrearan a Weis hasta su familia, y SDPD finalmente pudo seguir el árbol genealógico hasta otro pariente consanguíneo: Kimberly Beach, la hermana de Weis. Beach, nativa de Michigan, le dijo a la policía que conocía y amaba a su hermana, pero dijo que a fines de la década de 1990 Weis se mudó a la costa oeste y finalmente perdió el contacto con la familia.

“Cuando mataron a mi hermana, me faltaba un mes para cumplir 26”, dijo Beach a SDPD en una entrevista. “Pero cuando me enteré de que la habían matado, estaba a un mes de cumplir los 46”.

Al compartir la historia de Weis, la policía no entró en detalles sobre lo que descubrieron sobre la vida de la víctima en el momento de su asesinato o por qué perdió el contacto con su familia. Pero en una emotiva súplica, Beach instó a cualquier persona con información a que se presente y dijo que quiere que el mundo sepa que su hermana merece justicia.

“Quiero que la gente sepa que mi hermana era una niña hermosa”, dijo Beach entre lágrimas. “Porque la extraño. La extraño”.

Ahora armados con la identidad de Weis, los investigadores esperan poder descubrir nuevas pistas en su caso, que se había vuelto uno sin resolver durante mucho tiempo. La policía instó a cualquier persona que pudiera tener pistas sobre su asesinato a comunicarse, pero también hizo una llamada más general para entrevistas con cualquiera que conociera a Weis.

Los informantes pueden comunicarse con la Unidad de Homicidios del departamento al 619-531-2293, o informar de forma anónima a Crime Stoppers del condado San Diego al 888-580-8477, o a través de su sitio web .

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.